Líneas de atención: 018000977330 - 3114803629

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

El poderoso constructor que empezó su emporio en una cantera

8 DE JULIO DE 2019

Dinero habló en exclusiva con Carlos Cerdas, fundador de la mayor constructora de América Central, Meco. El empresario afirma que ya invirtió en Colombia US$200 millones y cuenta sus planes en el país.

La costarricense Meco y su socio local, Mario Huertas, lograron lo que parecía imposible: terminar 3 concesiones viales 4G en el presupuesto y tiempos contratados. Ahora los ‘ticos‘ van por más y se proyectan como un jugador importante en el sector de la construcción en Colombia.

Meco no solo es la décima constructora más grande de América Latina y la mayor en Centroamérica por facturación- También es el socio que escogió Mario Huertas Cotes para entrar de lleno en el programa 4G. Carlos Cerdas, cofundador de esta compañía, habla por primera vez con la prensa colombiana sobre sus planes en este país en esta entrevista exclusiva.

 

¿Cómo empezó la historia de Meco?

Carlos Cerdas: La fundamos mi padre (Ángel Cerdas) y yo en 1977. Él había hecho cosas en la producción de agregados y era una persona muy humilde, sin preparación académica. Yo apenas era un joven, por eso empezamos alquilando equipo y después cogiendo obras pequeñas.

En los años siguientes, cuando teníamos cierto tamaño, empezamos a ver que el país era muy chiquito, y que si queríamos crecer teníamos que salir. Aprovechamos que en 1992 salió el gobierno sandinista en Nicaragua y asumió Violeta Chamorro, vimos una oportunidad para llegar a ese país.

¿Y cómo dieron el salto?

CC: Empezamos a proveer agregados a una constructora que estaba haciendo una carretera en la ciudad de Cartago. Luego, empezamos a darle otros servicios de equipos. Ahí comenzamos a interesarnos en la construcción.

¿Cómo apalancaron ese crecimiento?

CC: Con mucho esfuerzo. Tenía un amigo que era dueño de un banco pequeño; fue el primero que me empezó a dar líneas de crédito para trabajar. Los distribuidores de maquinaria eran muy celosos también para financiarnos equipo, nos costó mucho todo. También por esto al comienzo nos tocó solo con equipos usados.

¿En algún momento pensaron en llegar a ser la empresa de hoy?

C.C:Jamás. En la fundación y crecimiento de la empresa se dio una situación muy compleja y es que mi padre murió muy joven en un accidente con mi madre. Entonces tuve que asumir en el año 1992 la presidencia de la compañía; yo tenía 26 años.

Antes de eso mi padre era una persona muy conservadora con el crédito, él le había costado eso demasiado. Me decía que no me podía endeudar.

Ver más